Pescado Azul o Blanco ¿Cuál es más saludable?

La diferencia entre un pescado azul o blanco en una dieta radica a qué tipo de personas les favorece su consumo, porque no es solo decir que uno tiene más grasa que el otro sino cuál me sirve para mi dieta. El pescado azul, como el besugo, el jurel, la sardina, el atún, el salmón y la palometa, contiene mucha más grasa calórica, lo cual aporta ácidos grasos insaturados que ayudan a las personas que sufren del corazón, por ende, en su dieta es necesario casi obligatorio que se encuentre este tipo de pescados. Su carne tiene entre 5 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne comestibles.

El pescado azul tiene ácidos grasos oleicos, linoleico y omega-3, los cuales ayudan a combatir los problemas del colesterol. Una solución natural a este problema de salud. En cambio el pescado blanco es importante para dietas en donde no se necesite tanto del aporte de la grasa, porque estos no poseen más del 2 por ciento.
Sin embargo, el grado de contaminación que existe en el mar ha hecho que estas especies contengan una cantidad considerable de elementos muy perjudiciales para salud. Para combatir esta situación, siempre se recomienda el consumo de pescado de tamaño menor, debido a que los que son grandes son los que tienen más altos los niveles de contaminación.
Por ejemplo, las sardinas, que son pescados azules, tienen niveles equilibrados de pureza y toxicidad, por lo que es una especie muy consumida. Los pescados azules tienden a ser más propensos a absorber las partículas dañinas que llegan al mar, pero sus componentes nutricionales les permiten ser un alimento necesario para la disminución del colesterol. Por su parte, los pescados blancos no absorben tanto las partículas tóxicas, por lo que su carne está menos contaminada.
En este punto, es que debes analizar muy bien cómo piensas realizar la dieta, porque no es solo definir el punto entre azul o blanco, si sufres del corazón por ejemplo. Tanto el azul como el blanco tienen sus cualidades que le permiten estar incluidos en todas las dietas que se diseñen. La diferencia radica principalmente en su composición de grasa y absorción de tóxicos contaminantes del mar. Según expertos en toxicología en España, el mar más contaminado es el báltico, mientras que el atlántico es uno de los más limpios del mundo.
Otra diferencia también importante al momento de seleccionar entre blanco y azul es cómo se comporta su carne en el sistema digestivo. El azul, por ser más graso su digestión es más lenta y demorada que el blanco, el cual, por poseer una composición entre 1 y 3 por ciento de grasa es más digestivo.
Si aún no conoces por qué se les dice blanco y azul, debes saber que es debido a su cola. Los blancos tienen una cola con un borde recto mientras que los azules se identifican por tener una cola en forma de flecha.