Moussaka, un plato de origen griego con carácter universal

En general cuando la gente se refiere al musaca, no encontramos con un plato un tanto extraño, una receta tradicional de la región balcánica y el medio oriente, su contrapropuesta  o versión griega es la más conocida en el mundo. Aunque existen variaciones en su preparación y en sus ingredientes que difieren de la tradicional berenjena, de la carne picada y la carne besamel, como son usar una capa de patatas cocidas y carne de cordero, pero en este caso vamos a centrarnos en la forma de preparación más conocida y universal.

Ingredientes: para esta ocasión vamos a utilizar

2 Berenjenas grandes

1 litro de aceite de oliva de buena calidad y bajo en grasa

500 gr de carne de vaca molida

600 ml de tomate triturado (quitar la piel)

3 dientes de ajo

1 cebolla grande

150 ml de vino blanco

1 copa de azúcar

1 copa de sal

1 copa de perejil

Pimienta al gusto

900 ml de leche entera descremada

Harina

200 gr de quedo rallado

Nuez moscada al gusto

Preparación: cogemos las dos berenjenas y empezamos a cortarlas en rodajas de aproximadamente 1 cm de espesor, luego le aplicamos sal en ambas caras, para luego dejarlas reposar alrededor de 40 minutos, envueltas en un trapo limpio de cocina, con esto conseguiremos que suden un y que pierdan un poco de ese sabor amargo, en un sartén espacioso aplicamos una cantidad media de aceite de oliva, esperamos que se caliente y vertimos la carne molida, mezclamos con una paleta de madera para asegurarnos que dore bien por todas partes, una vez observemos que la carne está en su punto, podemos retirarla de la sartén y dejarla reposar en un plato aparte, mientras agregamos otro poco de aceite a la sartén y adicionamos la cebolla y el ajo, una vez dorados aplicamos el tomate y luego de vuelta la carne, agregamos perejil, sal, azúcar, pimienta y vino, en este paso revolvemos suavemente para homogeneizar la mezcla y dejarla hervir al menos 50 minutos, el resultado final debe ser en apariencia un salsa bien espesa, debemos evitar que se queme o se seque.

En otro sartén vertimos aceite y vamos a dorar las rodajas de berenjena previamente cortadas y saladas, deben tener mucho cuidado en no dejarlas quemar, es primordial retirarlas a tiempo y depositarlas en un plato junto con una toalla de cocina y así retirar el exceso de aceite que se acumula en ellas.

Para la salsa besamel, necesitamos una taza mediana en la cual podamos derretir mantequilla a fuego lento, mientras agregamos la harina y revolvemos constantemente, el siguiente paso es agregar poco a poco la leche sin dejar de revolver preferiblemente con una paleta de madera, esto movimientos evitaran que se formen grumos en esta mezcla, seguimos con este procedimiento más o menos 8 minutos sin olvidar aplicar sal, y la nuez moscada, retiramos del fuego y dejamos reposar.

En el último paso vamos a conseguir una refractaria, colocando ordenadamente las rodajas de berenjenas en la primera capa, verificando que queden lo más compacta posible, luego colocamos la salsa de carne, especiándola bien y cubriendo toda la superficie, este mismo procedimiento lo hacemos con la salsa besamel, para luego añadir el queso rallado, horneamos por 30 minutos logrando que se funda y mezclen todos los sabores, entonces queda listo para servir a gusto.

Este plano nutritivo y exótico puede proporcionar un aire fresco y renovado en su mesa.