10 consejos para que disfrutes comiendo

La comida está íntimamente relacionada a las emociones. El estar o sentirse alegre, estresado, enfadado, solo o incluso frustrado repercuten de forma directa en nuestra alimentación y en el modo en el que comemos. En ocasiones lo hacemos de forma automática y el placer de degustar y apreciar lo que ingerimos queda postergado a un plano inferior no siendo conscientes de lo que estamos comiendo porque tenemos nuestra mente en otros asuntos, y esto no nos permite disfrutar comiendo.

Teniendo en cuesta esto, a continuación te ofrecemos algunos consejos básicos para que puedas disfrutar comiendo:
– Antes de empezar a comer, toma consciencia de tu respiración. Esto te hará recordar en qué lugar estas y lo que vas a hacer a continuación.
– Pon especial atención y descubrirás o experimentarás nuevos sabores de la comida al entrar en contacto con las papilas gustativas. Cuando eres consciente de lo que estás comiendo cambian y modifican su intensidad a medida que masticas, e incluso después de haber ingerido los alimentos puedes experimentar nuevas sensaciones.
– Da a los alimentos el tiempo necesario para que puedan demostrar todo su sabor. No introduzcas más alimentos en tu boca cuando estás aun masticando.
– El olfato es otra de las sensaciones en la que hay que poner especial atención. El olfato juega un papel importante a la hora de disfrutar de cualquier alimento y para confirmarlo, puedes probar el taparte la nariz cuando vayas a degustar el plato de comida que más te guste.
– Observa la presentación, los colores y las texturas de los alimentos servidos. Esto va a permitir también que puedas disfrutar comiendo.
– Come lentamente y de forma moderada para evitar que quedes muy lleno después de comer, pues eso te sentará mal y a medio plazo te puede hacer ganar unos kilos de más.
– Si lo deseas, comparte el momento de la comida con familiares o amigos. Envíales fotos o vídeos pero recuerda que el protagonista de ese momento es la comida.
– Escoge productos que sean saludables para tu cuerpo pero también para el planeta. Procura ayudar a agricultores o productores de la localidad. Estos alimentos pueden llegar a tener un precio más elevado pero son más “económicos” desde el punto de vista ecológico. Esto hará que puedas disfrutar comiendo mucho más.
– Desconecta cualquier dispositivo electrónico mientras comes: apaga la televisión o el ordenador portátil y no prestes atención al móvil. Recuerda que el tiempo de  la comida es exclusivamente para esto, para comer y disfrutar comiendo.