4 platos típicos de Portugal que tienes que probar

Conocer la gastronomía de un lugar es explorar a través especias y condimentos, la cultura y la historia de ese país. En este post vamos a hablar de cuatro platos típicos y muy populares de Portugal.

1. Francesinha:
Aunque el nombre es Francesinha, es un plato típico de Portugal. Éste es original de la ciudad de Porto y reúne varios sabores. Pan, salchicha fresca y carne, (que van desde carne de res hasta lomo de cerdo) cubierta con queso derretido y gratinado. Lo que hace especialmente diferente a este plato es la salsa que va en la parte superior que consiste en tomate, cerveza y piri- piri (chile). El plato se sirve generalmente con patatas fritas, y para orgullo de los portugueses, este plato estuvo considerado en 2011, como uno de los diez mejores bocados del mundo. Vale la pena probarlo y el plato está disponible en varios restaurantes de la ciudad de Oporto. Precio medio del plato: entre 4,50 y 10 euros.
2. “Rissois” de bacalao:
El Rissois portugués se ​​compone de una masa muy fina, con un generoso relleno de bacalao. Este plato se transforma en un delicioso aperitivo para disfrutar en cualquier momento. El sabor salado de este plato también se puede encontrar en la carne, camarones y mariscos. El rango de precios oscila entre 1-2,50 euros.
3. Bacalao:
Este consagrado plato típico de Portugal se puede servir de diferentes maneras. Su versatilidad lo hace infinitamente sabroso. Por ejemplo: se puede elaborar un bacalao frito, con una salsa ligeramente picante y abundante aceite de oliva portugués. El “Sá Gomes bacalao” se cuece en el horno, y es un plato más ligero con condimentos suaves de hierbas, servido con ensalada y patatas al horno, el cual también se baña en abundante aceite de oliva. La mayoría de los restaurantes ofrecen diferentes tipos de bacalao, especialmente en Oporto. El coste medio de un menú para dos con entrada, plato principal y  vino es de aproximadamente 40 euros.
4. Pastel de Nata:
Este pastel esta hecho con una masa de hojaldre rellena, a la que confiere un sabor especial la crema elaborada con la yema de huevos, azúcar, canela en rama, maicena y ralladura de limón. El toque final es la canela de la parte superior. Este pastel se puede encontrar en casi todos los restaurantes, bares y panaderías en la ciudad. El precio de las distintas gamas de dulces oscila entre 1,50 a 3,50 euros.