Cocina tradicional francesa

La gastronomía francesa es considerada como una de las más importantes del mundo, por las múltiples variables de sus platos, su originalidad, su esencia, la gran variedad de sus materias primas y los productos que utiliza para la preparación de cada uno de ellos.

La cocina francesa es una mezcla única de elegancia, sabor exquisito y cuidado para nuestro organismo, esta tendencia se caracteriza por simplificar la forma de cocinar, usando salsas y caldos más livianos, condimentos con hierbas y especias más finas buscando la profundidad de los sabores y manteniendo la esencia de cada uno de ellos, muchas ensaladas y verduras, combinados con excelentes aceites de oliva y la gran variedad y calidad de quesos y vinos que son los abanderados de todo esto.

Los siguientes platos forman una parte notable de la cocina francesa, de su tradición y de su buen gusto por la cocina, por la preparación y por mostrar ese toque único que eleva sus estándares a los picos más altos en lo que se refiere a enriquecer los más exigentes paladares del mundo:

  • Quenelle: su aspecto se asemeja a una salchicha o una albóndiga, los cuales salen a partir de una pasta que tiene como ingredientes sémola de trigo, harina, huevos y leche. Se acompaña generalmente con alguna carne de ave, pescado o ternero, cuando la pasta tiene la forma adecuada se fríen y se sirven acompañados de arroz.
  • Cassoulet: guiso que se prepara generalmente con alubias blancas o frijoles y se acompaña con trozos o rodajas de diferentes carnes, normalmente vacunas o porcinas, sazonado y espaciado al gusto tiene la ventaja de ser un plato de sencilla preparación para una ocasión informal, típico del sur de Francia.
  • Fondue de queso: el resultado final es una crema que se puede utilizar en la preparación o acompañamiento de otros alimentos o bien como acompañante del pan en las comidas, es un plato de origen franco – suizo, aunque la receta original siempre ha sido el queso, con los años y la evolución de la cocina se han ido agregando más y más ingredientes  como el chocolate y este se utiliza como postre, la forma de tomarlo consiste en coger un trozo de pan con pincho pequeño y mojarlo dentro de la cacerola que tiene queso fundido muy caliente, es un plato con un alto poder calórico, especial para los tiempos de invierno.
  • Ratatouille: su preparación consiste principalmente en la mezcla de diversas verduras, fritas en un aceite muy fino y bajo en grasas, plato vegetariano originario de la ciudad de Niza y muy codiciado en toda la Europa del mediterráneo.
  • Ensalada nicoise: la variedad en sus ingredientes, tomates, huevos, lechugas, patatas, pepinos, cebollas, le da a este plato un gran colorido siendo muy agradable a la vista y haciendo de su presentación algo digno de premios, plato también originario de la región de Niza.

¿A qué esperas a probar estos maravillosos platos de la cultura francesa?.