Tarta de limón inglesa

Minerva Piñero.

Elegante y delicioso, el pastel de limón es un postre británico que puedes aprender a cocinar con ingredientes que todos tenemos en casa siguiendo 8 sencillos pasos.

Como buenos murcianos, rociamos con limón las patatas fritas, las ensaladas, los caldos, la las sopas…En definitiva, cualquier plato que nos pongan en la mesa. Sin embargo, la tarta de limón, un postre británico fácil de preparar y perfecto para sorprender a tu pareja en San Valentín, es un delicioso pastel que pocos saben cocinar. Tranquilo, en esta receta te proponemos ocho simples pasos para que también añadas el limón a tus postres.

Pastel de limón 3
Gracias a los banquetes de la realeza británica durante la época medieval, el pastel de limón nació como un postre de las clases más altas que poco a poco fue ganando terreno en los hogares que no pertenecían a la cúspide social. Los británicos lo servían a la hora del té y era preparado con claras de huevo, zumo de limón y azúcar, todo cocido al baño maría. Cuando fue exportado a Estados Unidos, la receta del exquisito dulce se propagó tanto a nivel nacional como internacional.

Actualmente, se presenta como una masa dulce y crujiente sobre la que encontramos una capa de crema de limón y merengue. Aunque existen numerosas formas de prepararla, te proponemos seguir la siguiente receta para que puedas degustar este maravilloso pastel.

Ingredientes.
Para la masa:
– 25 galletas María.
– 50 gramos de margarina derretida.

Para la crema:
– 2 latas de leche condensada.
– 1 barra de queso crema.
– 1/2 taza de jugo de limón.

Para el merengue:
– 2 Claras de huevo.
– 1 taza de azúcar.
– 1 cucharada de jugo de limón.
– Ralladura de cáscara de limón al gusto.

Preparación.

1) Tritura las galletas en la licuadora hasta formar un polvo uniforme.
2) Coloca las galletas trituradas en un envase y añádeles la margarina lentamente. Mézclalo con los dedos hasta conseguir una masa compacta y moldeable.
3) En un recipiente  para hornear, esparce margarina sobre su superficie  y extiende la masa cubriendo el fondo y los lados del mismo.
4) Bate la leche condensada con el queso crema y añade poco a poco el jugo de limón hasta alcanzar el toque cítrico que tu paladar prefiera.
5) Vierte la mezcla sobre la masa.
6) Bate las claras de huevo hasta obtener una consistencia firme. Continúa batiendo e incorpora lentamente el azúcar  y luego el jugo de limón.
6) Decora la superficie con merengue y esparce ralladura de limón.
7) Métela en el horno durante cinco minutos aproximadamente, hasta que el merengue se quede dorado.
8) Refrigérala 45 minutos y sírvela.

Disfruta del delicioso pastel de limón, un postre más sencillo de lo que parece que no dejará indiferente a ninguno de tus comensales.

Pastel de limón