4 cremosas recetas con yogurt

Minerva Piñero.

Aunque suelas tomártelo como merienda o postre, el yogurt es un alimento que también puedes utilizar en las siguientes creaciones culinarias.
Rico en proteínas y carbohidratos propios de la leche, este alimento tan completo puede ser aprovechado no solo en las meriendas, sino también en diversas recetas. Con un poco de creatividad, podrás sacar el máximo provecho al yogurt, el cual nos ayuda a quitarnos los kilitos de más, a la absorción de la grasa y a disminuir tanto el colesterol como la presión arterial.

Su origen, lejos de nacer dentro de nuestras fronteras europeas, surge en los caminos de los pueblos nómadas de Asia y Turquía, cuando las familias andaban preocupadas por la conservación de la leche. Sus esfuerzos por preservar el lácteo que procedía del ganado les permitió conservar sus excelentes propiedades nutricionales y alargar la vida de la leche.

Actualmente, la preocupación de los nómadas ha desaparecido para dar paso a un sinfín de variedades de yogures y sabores que van desde los líquidos o sin grasa hasta los cremosos o con frutas, pasando por los caseros y tradicionales. Por si aún no te has dado cuenta, este cremoso alimento es un ingrediente perfecto para añadir a los aderezos de nuestras ensaladas o a la base de nuestros postres, como te proponemos en las siguientes recetas.

1) Ensaladilla rusa.
Sustituye la mayonesa por una salsa de yogurt con un poco de aceite de oliva, zumo de limón y sal para convertir la típica ensaladilla rusa en una versión más moderna que no te dejará indiferente.

2) Salsa de yogurt y pepino.
Ingredientes:

– Dos yogures griegos.
– 1 pepino rallado.
– 1/4 de cebolla finamente picada.
– 1 cucharada de menta picada y otra de perejil picado.
– Unas gotas de jugo de limón.
– Aceite de oliva.
Mézclalo todo y sírvela bien fría. Como ves, es una forma fácil y rápida con la que dar un toque diferente a tus platos.

3) Aderezo para ensaladas.
– Tres partes del yogurt.
– 5 cucharadas de aceite de oliva.
– Unas gotas de zumo de limón.
– Sal y pimienta al gusto.

Bátelo todo bien y tendrás un delicioso aderezo para dar sabor a cualquiera de tus ensaladas. Si estos ingredientes no te hacen mucha gracia, como alternativa puedes utilizar un yogurt batido, 5 cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de mostaza, ralladura de limón, pimentón, hierbas, sal y pimienta para crear el aderezo perfecto.

4) Mousse de yogurt y frambuesas. Igual que después de la tempestad siempre llega la calma, después del salado siempre llega el dulce con esta deliciosa receta de mousse. Para cocinar seis porciones y degustar su cremosa consistencia, necesitarás:
– 4 yogures naturales.
– 200 gramos de leche condensada.
– 300 gramos de crema de lecha fresca batida.
– 3 paquetes de gelatina.
– 25 gramos de brandy de cereza.
– 100 gramos de frambuesas frescas.

Ingredientes para la jalea:
– 200 gramos de frambuesas frescas.
– Una cucharada sopera de azúcar.
– Unas gotas de limón.

Preparación.
-Coloca la gelatina en remojo en agua fría. Cuando se suavice, disuélvela en el licor de cereza caliente.
-Mézclalo todo, agrega la crema y remueve hasta conseguir una textura homogénea.
-Refrigéralo hasta que esté consistente.
-Para hacer la jalea, tritura las frambuesas con el azúcar y con unas gotas de limón. Después, pásala por un colador fino.
-Para terminar, sirve la mousse con un poco de jalea y adórnala con frambuesas.

Aprovecha los beneficios del yogurt y añádelo a los platos de tu menú semanal, seguro a tu paladar le encantará.